11/2/08

Capitulo 5 : Catalina, la mujer del mal vivir

El piso era un charco de sangre que se extendía desde el cerámico hasta la alfombra de algodón blanco, tiñéndolo, así, de un color similar al vino tinto. ¿A qué se debía ese charco? Catalina es despertada por unas luces y se ve amarrada con un alambre de navajas a una pared, frente a ella se encontraba una puerta, su alrededor paresia una simple entrada de una casa.
Su cuerpo estaba completamente desnudo y estirado, y estaba envuelto en el alambre de púas. Tenía su boca tapada con una huincha, su largo y rubio cabello estaba también tomado por una coraza de metal detrás de su nuca que evitaba que la mujer bajara o moviera la cabeza. Frente a ella colgaba un alicate de un hilo, En el techo había un hacha acostada con la hoja apuntando al piso y el mango en dirección de Catalina. Y a un lado había un televisor que se encendió de golpe y mostró la imagen de una marioneta extraña que luego le comenzó a hablar.

—Catalina… hermoso nombre para una prostituta. Tu cuerpo ha “gozado” de ser manoseado sin ningún respeto por una única razón, dinero… has rentado tu cuerpo por el sucio dinero que incrementa tu avaricia y tu lujuria. No mereces ese cuerpo a menos que refleje lo que de vedad te mereces. Verás que frente a ti hay una herramienta que podrás usar para cortar el alambre y tu cabello antes de que abran esa puerta, de lo contrario esa hacha que ves en el techo se soltará y como un péndulo partirá tu cabeza a la mitad, esparciendo todo tu inútil cerebro por el piso. Vivir o morir, tú eliges.



Justo en ese momento, Catalina siente unos automóviles que se estacionan justo al frente de su casa, ahí entendió lo de la puerta.


Mientras tanto, Alfonso y Gómez iban armados con pistolas con la intención de entrar a la casa de Camilla. Al llegar se encontraron con una propiedad no muy grande, parecía modesta, pero lo que les llamó la atención era que las luces estaban encendidas suponiéndose que en esa casa no había nadie, de inmediato los detectives se bajaron, sacaron sus pistolas y caminaron lentamente hacia la casa.



Catalina trató de sacar su brazo derecho, pero se le hacía imposible, las púas estaban incrustadas en la carne de la mujer, cada tirón que ella hacía era como si cargara una tonelada de tierra con ese brazo, lo sentía débil, pero no se dedicó a descansar sino a seguir tirando aunque toda la piel de ese brazo dependiera de ello.



Los oficiales llegaron a la puerta, pero antes de hacer nada comenzaron a revisar las cercanías.



Catalina sentía a alguien afuera, le encantaría gritar, pero estaba amordazada y apresada por completo, hacer carraspear su garganta no servía de mucho. Así que se dedicó a tirar el brazo. La mujer lo único que quería era expresar ese dolor gritando, la sensación de tener a miles de agujas gruesas enterrándose en tu piel y en tu músculo era horrible, y luego sentir que esas agujas están tajando fríamente toda la carne del brazo. La mujer se acercaba a poder sacar la extremidad, la única dificultad era sacar la mano que se le había enredado entre dos alambres. Bastó un enorme tirón que le desgarró un dedo para sacar todo el brazo de los malditos alambres.

—¿Hay alguien adentro? —preguntaron desde afuera.

La mujer no podía decir nada, estaba angustiada y nerviosa, a cada rato se imaginaba su cabeza con esa hacha enterrada a mitad de la frente.

—Vamos a entrar.

“No… no por favor, no lo haga”, pensaba la mujer, “moriré si lo hace”. La chica tenía su brazo completamente mutilado, había incluso pedazos de cuero que se veían colgar entre la carne viva y la sangre que escurría. La mujer alcanzó la herramienta y la arrancó del hilo del cual colgaba. Llevó el artefacto hasta su nuca para comenzar a cortar lo mejor que podía el cabello para poder esquivar el filo del hacha.



—¿Cree que haya alguien ahí adentro? —le preguntó Gómez a Alfonso—

—Hay sólo una forma de averiguarlo —le respondió.



“Ya casi, casi…” se repetía la mujer sintiendo como avanzaba con el alicate, pero algo salió mal.



Alfonso abrió la puerta de una patada y lo primero que vio es como una mujer desnuda es fríamente muerta por un hacha que le parte la cabeza mientras estaba apresada contra la pared. Luego la radio se encendió por sí sola y comenzó a escucharse una macabra voz.

—Ya les había dicho de que no basta mi muerte para librarse de mí, aún muerto soy peligroso. Y si les sorprende lo que ahora están viendo, es porque son unos principiantes, esa mujer a muerto por su culpa, al abrir la puerta encendieron esta radio y dejaron caer el hacha, es demasiado descuido, espero que cambien porque la vida de otros está en riesgo y si quieren llegar hasta “mí” necesitarán hacer sacrificios humanos, soy yo o los demás, ustedes deciden.

Ambos se quedaron pálidos y sin respiración, el corazón les latía fuertemente, estaban como en una laguna metal.

—Posdata —continuó la grabación—, aquí no está Camilla.

Bueno, eso...

5 comentarios:

Matuka dijo...

Vayan a SawTube, he subido el nuevo trailer de Repo! The Genetic Opera, el nuevo film de Darren Lynn Bousman (director de Saw II, III y IV).

Matuka dijo...

Que pasa en el blog? No hay actualizaciones!!

Anónimo dijo...

en serio estamos esperando novedades pasen por mi fotolog subi una foto de saw 4 hagan el aguante http://www.fotolog.com/chris3_fehn

el teo dijo...

hola com esteis espero q la pelicula siga has 100pre q nunca termine :P ....:D SAW tlv

Anónimo dijo...

weno a todas las peliculas de saw m parecen un himno a la creatividad, desde la historia
los escenarios los actores todo esta muy bien
para mi leight wannel es el mejor escritor aparte de james wan los dos son unos genios y actores como cary elwes tobin bell costas mandylor etc me parecen perfectos para los personajes que unterpretaron de verdad saw es lo mejor