30/1/08

The Winner from a New Life (Capitulo I y II)

Porfín de nuevo!! la secuela de Filosofy of Fear editada por Bnk, esta vez se llama The winner from a new life (El ganador de una nueva vida)



Capítulo 1: ¿Sorprendidos? No tienen idea

En ese momento sólo se escuchaban en la habitación unos engranajes girar y un hombre bramar que sólo necesitaba dormir, estaba siendo torturado lentamente, quitándole la bendición de descansar en sueños.
—Buenos días, ¿dormiste bien? —entró alguien a la habitación.
—¿Quién es? —preguntó.
—¿Tengo que darte mi nombre? Los nombres son para los amigos, ¿cuánta memoria tienes? sólo ayer nos vimos. ¿Pierdes memoria cuando duermes?
—Sabes que no puedo dormir porque sino mi brazo se rompería y moriría.
—Ya veo, ¿estás cansado?
—Por favor, no digas nada y dime por qué estás aquí.
—¿Por qué? Vine a convertir este lugar en una cámara de gas… dentro de poco tu madre despertara, ¿recuerdas esa cadena?

Jigsaw: Todo un árbol genealógico dibujado en pequeñas piezas para armar un rompecabezas y encontrar el orden de la serie de personas que morirán.

—¿Si?
—Bueno, tu madre es la que termina esa cadena y para obligarla a jugar tiene que haber una apuesta, si ella pierde morirás quemado, ¿cómo? Abriré unas cañerías de gas que hay aquí y activaré un cronómetro, cuando falten diez segundos los gases inflamables comenzarán a emanar de los tubos, y al terminar el tiempo, este aparato producirá una chispita que hará estallar la habitación, ¿bonito, no?
—¿Por qué haces esto? ¿Por qué no nos ignoras y nos dejas hacer nuestras vidas tranquilas?
—Porque no tienen vidas, no han pasado por lo que yo sí he experimentado, y eso me apesta…
—¿Qué dices…?
—Existen miles de formas para valorar o interpretar una vida, pregúntate qué idea tengo sobre la vida.
—¿La vida es una mierda?
—Si así lo fuera no me daría el tiempo de torturarlos. Ahora escucha, tendrás algo así como todo un día despierto, ya sabes, tu brazo gira y gira y para que no te lo quiebre tendrás que mover todo tu cuerpo paralelo a los engranajes, te duermes… pierdes.
—¿En qué momento llegué aquí?
—En el mismo momento en que tú elegiste esa vida… descuida, Roa, no eres el único que estará jugando un juego. Adiós, y buena suerte. Quiero ver que tanto te ama tu madre. Y antes que me lo preguntes, sí, soy sádico, y me gusta ser así, pero yo hago algo que tú no…
—¿Qué cosa?
—No sé, descúbrelo, nada se te dará en bandeja en este juego.
Alberto instaló todo, el chispero y las cañerías, luego se fue.



—¿Y… dónde está? —preguntó Gómez— ¿Dónde se metió el Sr. Roa?
—Tienes razón, hace unos segundos estaba aquí —le respondió un agente—, dónde se metió…
—Sr. Roa —llamaron— Señor Roa, ¿dónde se encuentra?
Los agentes se impacientaron, buscaron en los rincones, botaron puertas y se introdujeron en el edificio hecho un laberinto, Roa se había perdido, nadie tenía idea siguiera de un indicio de dónde pueda estar. De repente llegaron a la misma habitación en donde se percataron la ausencia de su jefe, pero había algo nuevo, un escrito en la pared: ¿Nerviosos?
—Mierda, ese hijo de perra está aquí —dijo un agente.
Gómez se quitó su máscara de gas, las cuales todos las llevaban puestas.
—¿Sabes? Llama a refuerzos —dijo Gómez—, alguien nos tiene que sacar de aquí.
Uno de los agentes sacó su radio y llamó a la agencia central, y pidió un rescate, le aseguraron su pronta llegada. El silencio se mantuvo unos instantes, hasta que uno de ellos se percató de algo más que no encajaba con el ambiente que habían visto antes, había un velador muy escondido en la oscuridad de una esquina. Molina se acercó y abrió el cajón, de él sacó algo que probablemente era muy predecible, una grabadora:
—Tictac, agentes… ¿Buscaban a Roa? —los agentes se pasmaron, todos quedaron sin respiración— Sorpresa, me encontraron a mí, y ahora, tendrán que jugar un juego… conmigo. Uno de ustedes fue seleccionado para ser parte de una prueba, no les diré de qué trata, cuando comenzará ni quien de ustedes arriesgará su vida, sólo tengan claro que cuando su equipito lo venga a auxiliar uno de ustedes tendrá que enfrentarse a sus miedos. No busquen a Roa, porque no lo van a encontrar, pero recuerden que él no es un ejemplo de cómo seguir un juego del miedo, porque él lo ha perdido, y como ya lo saben, no solo pierdes un juego, sino su vida… ¿les intriga? Adiós, y buenas noches.


Capítulo 2: Con esto ¿Todo se ha acabado?

—¿En qué momento llegué aquí?
—En el mismo momento en que tú elegiste esa vida… descuida, Roa, no eres el único que estará jugando un juego. Adiós, y buena suerte. Quiero ver que tanto te ama tu madre. Y antes que me lo preguntes, sí, soy sádico, y me gusta ser así, pero yo hago algo que tú no…
—¿Qué cosa?
—No sé, descúbrelo, nada se te dará en bandeja en este juego.
Alberto instaló todo, el chispero y las cañerías. Alberto abrió la puerta con las intenciones de marcharse, pero se devolvió.
—¿Sabes? La muerte es como una fiesta sorpresa, nunca sabrás cuando llegará, aún así te digan con hora y día cuando morirás.
—¿Por qué me dices eso?
—Porque se lo quería decir a alguien, pronto te darás cuenta a qué me refiero.


Los policías lograron salir del edificio y examinaron el perímetro entero, buscaron pistas, pero no había nada, Roa supuestamente estaba ahí adentro, pero nadie se asomaba, se dio aviso a las fuerzas especiales, éste asesino se estaba convirtiendo en algo mucho peor.
Esa noche Gómez regresó a su casa cansado con todo el ajetreo de esa tarde. Estaba algo asustado con el mensaje que Jigsaw les había dado, él pudo suponer que los demás también lo estaban, simplemente ya sabían de que era capaz ese hombre, así que todo lo que él decía, todas sus amenazas, había que tomársela bien en serio, y bien a pecho.
Gómez se sacó su pistola personal y el uniforme y lo dejó tendido en la cama de su habitación, luego se metió a la ducha. Al término de esta estaba muy relajado, sólo quería dormir, se dirigió a su habitación de nuevo y se puso su pijama, apagó las luces y se acostó. Pero antes de poder cerrar los ojos escuchó una voz, una voz que parecía provenir de una grabadora:
—¿Recuerda la prueba de la que les hablé?
Gómez se levantó en seguida y tomó su pistola que había guardado en el velador.
—Aparécete maldito —lo desafió—, no te tengo miedo.
Lo demás fue un silencio que incomodó al agente.
—Sal de donde quiera que estés, maldita salamandra.
Nadie respondía. El agente comenzó a respirar un tanto agitado, trató de buscar su radio pero esta no estaba, alguien lo había tomado. Abrió su armario, y no había nada, bajo la cama, dentro del baño, en la ducha… parecía que nadie más estaba con él, pero sabía que sí, que sí había alguien que lo estaba mirando o que estaba atento para poder atraparlo. Sabía de quien se trataba, y sabía que no podría sobrevivir en ese tipo de juegos, se preguntó si es que era un cobarde, pero prefirió blanquear la mente y no preocuparse por cosas estúpidas. Bajó las escaleras y lo primero que ve es un pasillo largo y oscuro, que terminaba en el living con una gran ventana al fondo que reflejaba las luces de la noche en el cerámico, dando un ambiente medio azulado, pero horroroso. A curiosidad del hombre, la ventana estaba abierta, él nunca abría esa ventana, no la necesitaba abierta, esa ventana le rectificó a Gómez que no estaba solo. El agente pasó de largo de un segundo baño que hay en ese piso a lo largo de la escalera… grave error. Dentro de él, escondido en la bañera, se encontraba Alberto con una túnica roja y una máscara de cerdo esperándolo con un sedante entre sus ropas, al ver que el agente no entró al baño, decidió salir de él y seguirlo. Mientras tanto Gómez caminaba con pasos muy inseguros hacia la ventana, sosteniendo con ambas manos su pistola de 9 milímetros, con su dedo índice en el gatillo. Alberto salió al pasillo y rápidamente miró al agente, comenzó a seguirlo con pasos sigilosos, metió su mano derecha a una apertura que había en la túnica, y sacó una jeringa con sedante. El agente llegó donde la ventana y miró hacia fuera, no había nadie, así que la cerró, y ahí se fijó, por el reflejo del vidrio, que había alguien atrás de él, pero mantuvo la calma y fingió tranquilidad. Alberto lo separaba sólo de un metro, el agente estaba supuestamente distraído, así que aprovechó el momento y se dirige con su mano izquierda a taparle la boca, mientras que con la mano derecha afirmaba el sedante, pero el agente hizo un movimiento rápido y tomó la mano que le cubría la boca y giró la muñeca, Gómez se da vuelta y, simultáneamente, Alberto también, Marcos Gómez aprovechó la oportunidad y le hizo una zancadilla al enmascarado para que éste cayera al suelo y se quebrara el brazo, pero Alberto separó las piernas y las puso rígidas evitando la caída y, así, se giró y le torció el brazo a Gómez, cayendo al piso. Antes de que Alberto pudiera pensar en inyectarle el sedante, Marcos pateó su mano derecha lanzando la jeringa contra la pared y, a su vez, rompiéndola derramando todo el contenido, en ese momento el agente tomó su pisto y apuntó a Alberto, pero éste se hizo a un lado y corrió su mano hacia la ventana, le dio un puñetazo en el rostro para poder lograr que se tranquilizase, pero esto no ocurrió, Marcos se lo sacó de encima con un empujón y de inmediato apuntó su pierna y efectuó un disparo. El enmascarado chilló del dolor.
—Aún jugarás el juego.
Alberto se levanto cojeando, pero el agente nuevamente le disparó, pero esta vez en el estómago, Alberto retrocedió jadeando y tosiendo ferozmente.
—Ahí tienes maldita perra.
Alberto dio unos torpes traspiés y calló boca abajo en el oscuro pasillo que daba a las escaleras. El hombre de la túnica dejó de moverse y de respirar, inmediatamente el agente se acercó al cuerpo y le pateó una costilla, el cuerpo no se movió, no respondió, estaba inerte…

Continuará...

4 comentarios:

elflecha dijo...

Muy interesante como siempre. Pero la única duda que tengo es que si ya le dijo a Roa que se había acabado el juego ¿por qué sigue jugando con él? y ¿tendrá este fic también música como el otro? porque estaría muy bien.



Saludos. ;)

Anónimo dijo...

HEY PUEDO HACER UNA HISTORIA ASI YO TAMBIEN Y POSTEARLA AQUI
PODRIAMOS HACER COMPETENCIA DE CUAL ES MEJOR O ALGO ASI O SIMPLEMENTE ENTRETENERNOS MIENTRAS ESPERAMOS UNA QUINTA PARTE DE SAW

Anónimo dijo...

HEY PUEDO HACER UNA HISTORIA ASI YO TAMBIEN Y POSTEARLA AQUI
PODRIAMOS HACER COMPETENCIA DE CUAL ES MEJOR O ALGO ASI O SIMPLEMENTE ENTRETENERNOS MIENTRAS ESPERAMOS UNA QUINTA PARTE DE SAW

€lo dijo...

creo que he encontrado un error
el agente molina no es el que habia muerto en el gas lacrimojeno?
resuelvanme la duda porfa